Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Biografías’ Category

A principios del siglo XX, el campo de la probabilidad carecía de unidad y cohesión. Paul Lévy hizo contribuciones fundamentales a esta área, convirtiéndola en una de las principales divisiones de la matemática moderna. También desarrolló la teoría de las ecuaciones diferenciales parciales y el análisis funcional, impulsando estos campos del pensamiento.  

Paul Lévy nació el 15 de septiembre de 1886 en París, Francia. Pertenecía a una familia de matemáticos, incluidos su padre y su abuelo. Su padre, Lucien Lévy, fue examinador en la École Polytechnique. Paul Lévy fue un estudiante sobresaliente, que asistió al Lycée Saint Louis en París, donde ganó premios en matemática y ciencia. En sus exámenes de ingreso a la universidad, obtuvo el primer lugar en la École Normale Supérieur y el segundo lugar en la École Polytechnique. 

Eligió asistir a esta última institución y comenzó a publicar trabajos mientras aún era un estudiante universitario. En su primer artículo (1905) estudió series semi-convergentes. Lévy se graduó y pasó un año en el ejército antes de unirse a la École des Mines en 1907. Mientras estuvo allí, Lévy también asistió a conferencias de Charles-Émile Picard  y Jacques-Salomon Hadamard. Este último influyó mucho en la investigación de Lévy y lo alentó a inclinarse hacia el análisis funcional.  

En 1910, Lévy comenzó a investigar en el área del análisis funcional, y Picard, Henri Poincaré y Hadamard examinaron su tesis al año siguiente. Obtuvo su doctorado en 1912. Lévy se convirtió en profesor en la École des Mines en 1913 y, en 1920, se convirtió en profesor de análisis en la École Polytechnique. Durante la Primera Guerra Mundial, Lévy sirvió en el ejército francés y trabajó en problemas de balística matemática. 

Su trabajo sobre análisis funcional extendió el cálculo de variaciones a espacios funcionales y siguió las mismas líneas de pensamiento que las de Vito Volterra. Pero su mayor esfuerzo estuvo puesto en probabilidad, donde trabajó mucho durante muchos años. Lévy tomó prestadas muchas técnicas, desde el análisis hasta el ataque de problemas de probabilidad. En particular, trabajó en leyes de límites, la teoría de martingalas y las propiedades del movimiento browniano. Estas dos últimas áreas forman dos grandes ramas de la teoría de los procesos estocásticos, que se utilizan ampliamente en ingeniería, estadística y ciencias para modelar y resolver una variedad de problemas prácticos. 

Más allá de estos avances en probabilidad, Lévy también estudió la teoría de las ecuaciones diferenciales parciales y geometría. Extendió la transformada de Laplace y generalizó la noción de derivadas funcionales. Produjo varios textos que han sido ampliamente utilizados por los estudiantes de matemática. Lévy murió el 15 de diciembre de 1971 en París, Francia. 

Lévy hizo importantes contribuciones al análisis de probabilidades y al análisis funcional, que han sido dos de las áreas más importantes de la matemática para modelar problemas científicos reales en el siglo XX. Fue un pensador profundo que apreciaba la belleza de la matemática y su utilidad.

 


Fuente bibliográfica:

  • McElroy, Tucker (2005) A to Z of Mathematicians. Facts On File, Inc.

 

Anuncios

Read Full Post »

Leonardo da Vinci es una de las personas más famosas de la época medieval. Artista, ingeniero y científico, era diverso y profético. Hizo importantes contribuciones al arte, la anatomía, la tecnología, la mecánica, la geología y la matemática. 

Resultado de imagen para da vinci

Leonardo da Vinci nació el 15 de abril de 1452 en Empolia, Italia. Era el hijo ilegítimo de Piero da Vinci, un ciudadano florentino. Su madre era una niña campesina llamada Caterina. El padre de Leonardo pronto se casó con una respetable mujer italiana, Albiera di Giovanni Amadori. Leonardo recibió una educación rudimentaria, y mostró su talento para la música y el arte a una edad temprana. En 1467 fue aprendiz de Andrea del Verrocchio, con quien estudió pintura, escultura y mecánica. 

Leonardo completó algunas de sus primeras pinturas durante este tiempo, incluido el Bautismo de Cristo.

En 1482 partió para trabajar para el duque de Milán; en ese momento él ya era un experto en arquitectura, pintura y escultura, así como en ingeniería militar. Permaneció en Milán hasta 1499, tiempo durante el cual se interesó más en la física y la mecánica y en las propiedades de la luz. También aumentó su escasa educación matemática, estudiando latín y geometría al mismo tiempo. 

Leonardo formuló su teoría de la supremacía de la pintura sobre los principios matemáticos de la proporción y la perspectiva. Su interés en la proporción lo llevó a realizar más investigaciones en física y matemática. Algunos de sus primeros trabajos en matemática fueron bastante erróneos, ya que no tenía una comprensión adecuada del cálculo aritmético; un ejemplo es su afirmación de que la fracción 2/2 es la raíz cuadrada de 2, ya que afirma falsamente que 2/2 por 2/2 es 4/2. 

Sus otros proyectos durante el tiempo en Milán incluyen la física de la luz, la física de la visión y el problema del vuelo mecánico. Colaboró con el matemático Pacioli en la Divina proporción. Es probable que Leonardo haya leído los Elementos de Euclides de Alejandría antes de hacer los dibujos de este libro. Los cuadernos de Leonardo contienen pruebas de varias proposiciones en los Elementos, y es probable que su amigo Pacioli lo haya alentado y lo haya ayudado en su estudio de Euclides. 

Leonardo partió para Venecia después de que los franceses capturaron al duque de Milán, y más tarde regresó a Florencia. Sirvió brevemente con Cesare Borgia como ingeniero militar, y más tarde completó su famosa Mona Lisa.

De 1500 a 1506 realizó una investigación sobre anatomía humana y dedicó una mayor parte de su tiempo a la matemática y la mecánica. Después de completar su estudio de Euclides (Leonardo estaba especialmente interesado en el tratamiento de la proporción en el Libro X de los Elementos), comenzó su propia investigación sobre la equiparación. Estaba interesado principalmente en la cuadratura de las superficies curvilíneas (transformando estas regiones curvas en cuadrados con la misma área), aunque su método de prueba era a menudo mecánico más que estrictamente geométrico. Leonardo propuso varios métodos para cuadrar el círculo; estaba familiarizado con el método de Arquímedes  de Siracusa, pero rechazó la aproximación del número pi de este último por 22/7. Intentó mejorar la aproximación al inscribir un polígono de 96 lados en el círculo. 

Animado por su supuesto descubrimiento de la cuadratura del círculo el 30 de noviembre de 1504, realizó una investigación similar sobre duplicar cuadrados y cuadruplicar círculos. También se interesó en la duplicación del cubo (problema que ya había sido resuelto por Eratóstenes de Cirene hace siglos), insatisfecho por una solución reciente dada por Valla. Eventualmente, Leonardo concibió una solución que eliminó la necesidad de un aparato mecánico, y de ese modo pudo obtener aproximaciones extremadamente precisas para la raíz cúbica de dos. Sin embargo, no pudo proporcionar una prueba rigurosa de su método. 

Muchos de sus escritos matemáticos están incluidos en el Codex Atlanticus. Leonardo continuó investigando las propiedades de las superficies curvilíneas, como las porciones que quedan entre un círculo y un cuadrado o hexágono inscrito. También exploró la posibilidad del vuelo humano mediante el estudio de la anatomía de las aves, así como el movimiento del agua.

En 1506 regresó a Milán, donde sirvió bajo el mando del gobernador francés. En este último período de su vida, produjo algunos de sus mejores dibujos anatómicos, y sus esfuerzos científicos se extendieron a la hidrología, la geología, la meteorología, la biología y la fisiología humana. En todas estas áreas, sintió que la matemática tenía las claves del conocimiento y trató de formular leyes geométricas para estas disciplinas. Los franceses fueron expulsados ​​en 1513, y Leonardo se fue a Roma, esperando encontrar trabajo con el Papa León X; esto no se materializó, y volvió al servicio de Francia en 1516, trabajando con Francisco I. Sufrió un derrame cerebral en Amboise y murió el 2 de mayo de 1519.  

El enfoque de Leonardo para el estudio de la naturaleza no puede considerarse científico en el sentido moderno. Creía en la importancia de la investigación empírica, pero muchas de sus ideas eran puramente especulativas, sin un razonamiento sólido detrás de ellas. Por supuesto, muchos de sus conceptos fueron contribuciones brillantes también. En matemática, parece haber sido un aficionado. Ciertamente hizo algunos descubrimientos valiosos, y respetó profundamente el papel de la matemática en la investigación de la naturaleza. Pero muchas de sus obras tenían fallas profundas, y su enfoque de las pruebas era más típico de su identidad como artista. Además, sus trabajos matemáticos no han influido en el progreso posterior del pensamiento matemático. Su investigación geométrica sobre áreas curvilíneas desarrolló un aspecto del trabajo de Euclides, pero sus escritos no eran muy conocidos en su época y, por lo tanto, no ejercieron influencia sobre otros pensadores matemáticos.

 


Fuente bibliográfica:

  • McElroy, Tucker (2005) A to Z of Mathematicians. Facts On File, Inc.

 

Read Full Post »

Uno de los temas más debatidos en la historia de la matemática fue la cuestión de la prioridad en el descubrimiento del cálculo infinitesimal. Sir Isaac Newton y Gottfried Leibniz hicieron descubrimientos notables en el cálculo diferencial, y los seguidores de cada una de estas personalidades fomentaron un feo argumento sobre a quién se le debía acreditar el descubrimiento original. Cualquiera que sea la verdad, no hay duda de que Leibniz fue uno de los más grandes matemáticos de su tiempo, lo que se manifiesta no solo por la amplitud y profundidad de sus ideas originales, sino también por su capacidad para organizar los pensamientos de los demás de manera más eficiente. 

Gottfried Wilhelm von Leibniz nació el 1 de julio de 1646 en Leipzig, Alemania, hijo de Friedrich Leibniz, profesor de la Universidad de Leipzig, y de Katherina Schmuck. La familia era de origen eslavo, pero había vivido en Alemania durante varias generaciones. Leibniz fue un estudiante precoz, y sus maestros inicialmente intentaron contener su curiosa naturaleza. Después de que su padre muriera en 1652, se le permitió el acceso a la biblioteca de éste. Así, Leibniz fue autodidacta, de modo que cuando ingresó en la Universidad de Leipzig a los 15 años ya dominaba los clásicos. Su voraz apetito por la lectura lo acompañó durante toda su vida, y Leibniz pudo digerir una gran variedad de temas académicos. 

Leipzig se mantenía fiel a la tradición aristotélica no científica, de modo que Leibniz estudió por primera vez geometría euclidiana en la Universidad de Jena, lugar al que asistió después de 1663. Completó su doctorado en Altdorf en 1666, y pronto entró al servicio de un noble del Sacro Imperio Romano. Leibniz inició una correspondencia con muchas sociedades científicas, y comenzó a trabajar en una máquina para calcular que finalmente se completó en 1674. En 1671 viajó a París en una misión diplomática diseñada para prevenir la invasión de Renania por parte del monarca francés. Este proyecto no tuvo éxito, pero mientras estaba en París Leibniz desarrolló una amistad de por vida con Christiaan Huygens

Durante estos años, Leibniz amplió su instrucción anterior en matemática, desarrollando reglas de cálculo para diferencias finitas. Las continuas negociaciones de paz lo llevaron a Londres en 1673, donde fue admitido en la Royal Society y se familiarizó con las obras de Isaac Barrow. En este momento, Leibniz recibió indicios del trabajo de Newton sobre el cálculo infinitesimal, y pronto desarrolló sus propias técnicas computacionales y su notación. En 1674, Leibniz efectuó la cuadratura aritmética del círculo. 

El anterior patrón de Leibniz había muerto, y en 1676 asumió una nueva posición en Hannover, actuando como bibliotecario e ingeniero. Unos años más tarde se convirtió en consejero de la corte y se ocupó activamente en una investigación genealógica para el duque. Mientras tanto, Leibniz había comenzado a investigar álgebra y había obtenido varios resultados importantes para 1675, como la determinación de funciones simétricas y un algoritmo para la solución de ecuaciones algebraicas de grado superior. Conjeturó que la suma de dos números complejos conjugados es siempre un número real. Abraham de Moivre más tarde demostró este resultado. Leibniz también investigó progresiones de números primos y series aritméticas. Aprendió de la trascendencia de las funciones logarítmicas y trigonométricas y sus propiedades básicas, e investigó algunos problemas de probabilidad. 

Pero su mayor descubrimiento se produjo a finales de 1675, cuando introdujo la noción de límite en el cálculo infinitesimal. Este método, y su correspondiente notación, facilitaron una mayor difusión y comprensión de la nueva matemática. Newton menospreció su trabajo, ya que no resolvió ningún problema nuevo; pero la fortaleza del sistema de Leibniz fue su claridad y abstracción de los principios generales del cálculo. Leibniz procedió a resolver varias ecuaciones diferenciales importantes con sus técnicas. Muchos de sus descubrimientos de este tiempo se escribieron solo como notas e ideas en cartas, y no se desarrollaron ni publicaron sistemáticamente hasta 1682. En los próximos años presentó algunos documentos al público que trataron la cuadratura aritmética, la ley de la refracción, integraciones algebraicas y cálculo diferencial. 

En 1687, Leibniz viajó por Alemania para continuar su investigación genealógica. También visitó Italia y finalmente completó su proyecto en 1690; sus esfuerzos ayudaron a elevar el ducado de Hannover a estado electoral en 1692. Leibniz atrajo la atención de la comunidad científica a través de su ataque a la dinámica cartesiana en 1686. De esta controversia, varias cuestiones vinculadas al tema fueron planteadas y resueltas por Leibniz, Huygens y Jakob Bernoulli, incluidos los famosos problemas de la catenaria (1691) y la braquistócrona (1697). Una característica de Leibniz fue que reveló solo sus resultados y no sus métodos. De hecho, a menudo escribía sus artículos apresuradamente. A pesar de algunos errores, su trabajo resultó notable por la originalidad de sus ideas, algunas de las cuales fueron precursoras del trabajo de Evariste Galois sobre la solubilidad de las ecuaciones. Leibniz definió el centro de curvatura, desarrolló el método de coeficientes indeterminados en la teoría de las ecuaciones diferenciales y construyó series de potencias para funciones exponenciales y trigonométricas. 

En los últimos años del siglo XVII, gran parte del tiempo de Leibniz estuvo abocado a la controversia con Newton sobre el descubrimiento del cálculo. Los seguidores de Newton sostenían que Leibniz había plagiado sus ideas directamente de Newton y Barrow. Leibniz se defendió a sí mismo en 1700, e hizo hincapié en que ya había publicado su material sobre cálculo diferencial en 1684. El feo debate público se extendió de un lado a otro, impulsado por consideraciones nacionalistas, hasta que la Royal Society realizó una investigación parcial, que falló a favor de Newton, en 1712. Este veredicto fue aceptado sin cuestionamientos durante aproximadamente 140 años. Ahora se piensa que Leibniz desarrolló sus métodos independientemente de Newton. 

Leibniz viajó a Berlín en 1700 y fundó la Academia de Berlín, convirtiéndose en presidente vitalicio. Trabajó para realizar ciertas reformas políticas y religiosas, y fue nombrado concejal de Rusia en 1712. Pasó los últimos años de su vida intentando completar la historia de la casa de Brunswick mientras estaba aquejado de gota. Murió el 14 de noviembre de 1716. Además de sus notables contribuciones a la matemática, Leibniz investigó sobre física, lógica y filosofía. Escribió sobre temas tan diversos como dogma religioso y movimiento planetario, y desarrolló un cálculo lógico que permitiría la certeza de las deducciones a través de un sistema algebraico. En este aspecto, Leibniz fue el antecesor de muchos otros lógicos formales, como George Boole y Friedrich Ludwig Gottlob Frege

Su mayor talento como matemático fue su capacidad para penetrar los pensamientos de otros científicos y presentarlos de una manera coherente, adecuada para el cálculo. La notación que desarrolló para el cálculo diferencial es el ejemplo por excelencia de este poder: percibió asiduamente que la noción de límite era crucial para el estudio del cálculo infinitesimal. Los detalles, para Leibniz, no eran tan importantes como los conceptos abstractos subyacentes. Su legado en matemática continúa hasta nuestros días.

 


Fuente bibliográfica:

  • McElroy, Tucker (2005) A to Z of Mathematicians. Facts On File, Inc.

 

Read Full Post »

Older Posts »